Una cena romántica

15 Ene Una cena romántica

Si alguien necesitara un contable para llevar sus cuentas o administrar su patrimonio, por pequeño que sea, espero que no recurran a mí para hacerlo, dado que desde siempre he sido un auténtico desastre para las finanzas. Evidentemente, no es que no valore el dinero, pero tengo que reconocer que todo lo relacionado con ese vil metal me pone enfermo. Siempre he procurado dejar esas cuestiones en manos de otros, aún a riesgo de ser engañado, como me ha sucedido en alguna ocasión.

Así, de tanto delegar y de no usar el dinero, fui olvidando el color de los billetes, confundiendo los de veinte euros con los de diez, ya que el tamaño era similar, y las monedas de dos euros con las de cincuenta céntimos dado que su tamaño también era parecido. Mi andar por la vida era como andar por un limbo, sin más preocupación que pedir lo que necesitara sabiendo que M. se ocuparía de todo lo demás. Un día, para facilitarme las cosas, me proporcionó una tarjeta de crédito. De esa forma, una vez hecha cualquier compra, sólo tenía que mostrar mi tarjeta y firmar un papel con el importe. Aquello supuso para mí una liberación y a partir de ese momento me olvidé de llevar dinero en los bolsillos. Todo estaba resuelto con la tarjeta de crédito. ¿De crédito? ¿Tendría siempre fondos esa tarjeta para hacer frente a las compras que se me ocurriera hacer? Y ahí llegó el momento de mis angustias cada vez que la daba en una gasolinera y permanecía en un “sin vivir” hasta que el empleado, una vez comprobada mi solvencia, me la devolvía. Entonces respiraba y me sentía integrado en el sistema. Luego, cuando ya tenía dominado este proceso, me lo complicaron obligándome a memorizar un número en sustitución de la firma. En todo caso, casi siempre iba acompañado por M., ya que siempre la he considerado más apta para la administración que yo, y era ella quien mostraba su tarjeta de crédito en los restaurantes, en las gasolineras y en las tiendas, lo que me proporcionaba una gran tranquilidad.

Con todos estos miedos, un día decidí que era un tanto arriesgado andar sin dinero efectivo y confiar mi suerte solo en la tarjeta. M. me mostró una vez la manera de sacar dinero de uno de esos cajeros automáticos. “Aquí un cajero, aquí mi marido” dijo en broma. Y me explicó lo fácil que resultaría para mí tal trámite. Así podría  presentar mi tarjeta en cualquier sitio sabiendo que, en caso de fallo de cualquier tipo podría responder con dinero en efectivo. Dije haber entendido la operación, pero confieso que nunca me atreví a introducir mi tarjeta en la ranura de ese “robot” temiendo que no me la devolviera. Ya lo sé, soy un inútil. De andar sin la más mínima preocupación sabiendo que alguien me va resolviendo todo, terminé convirtiéndome en un inútil. ¡Y qué le vamos a hacer! A veces uno tiene que buscarse una disculpa para no quedar por debajo del listón de lo tradicionalmente correcto. “El caballero cederá el paso a la señora”, “el caballero cederá el asiento en el autobús a las señoras”, el caballero inclinará la cabeza y se descubrirá, caso de ir cubierto, ante la señora”, “el caballero pagará la cuenta en el restaurante cuando esté acompañado de una señora”…

No siempre era comprendido el hecho de que pagara la mujer en países donde esas normas estaban… ¿Estaban?, están tan arraigadas como en el nuestro, por poner un ejemplo, en Italia, donde en una ocasión, estando en Roma, salimos una noche a cenar a un restaurante conocido de la ciudad que nos había recomendado nuestra amiga Paloma Gómez Borrero. Pedimos la cena y pudimos comprobar que la fama de Mario no era gratuita, ya que la pasta era excelente, así como el vino y el tiramisú que tomamos de postre. Pedimos la cuenta y en unos minutos el camarero, dirigiéndose a mí, me la entregó. Yo, como suelo hacer siempre por las razones que ya he explicado, le indiqué que invitaba la señora, por lo que debía darle la cuenta a ella. El camarero extrañado se me quedó mirando.

-¿Cómo va a pagar la señora?-De pronto se hizo el silencio en al restaurante mientras el camarero levantaba más la voz recriminándome mi falta de caballerosidad. -Aquí en Italia, la cuenta la pagamos los caballeros-.

Yo, mirándole muy fijamente le dije: ¡Escúcheme, yo soy el gigoló secreto de la señora, y ella es una condesa española enamorada de mí, tan rica y tan generosa, que se hace cargo de todos los gastos de este viaje, incluida la cena en este estupendo restaurante, a cambio de mi compañía. ¿Algo que objetar?

-¿No señor, disculpe, pero, ¿no es usted un poco mayor para ser un gigoló?

M. pagó la cuenta, Y muy digna, haciendo una magistral interpretación de una auténtica condesa, se levantó de la mesa abandonando el restaurante, aguantándose la risa, viendo cómo la gente nos observaba y, por sus miradas, intuimos que debieron pensar que ni ella parecía una condesa ni yo un gigoló.

 

26 Comentarios
  • Maria Elsa Juarez Acosta
    Publicado el 16:00h, 15 enero Responder

    querido Jose Luis,TU DEDICATE A CANTAR,ESO ES LO TUYO,PARA LO DEMAS ESTAMOS «los demas»…..QUE CANTEN LOS NIN;OS….

  • Pilar García
    Publicado el 16:03h, 15 enero Responder

    Un artículo encantador. Sencillo y agradable como su autor. Me parece buenísima la anécdota del restaurante italiano.
    La verdad es que tu apariencia encaja muy bien con ese clásico despiste de no hacer mucho caso al dinero. También es verdad que teniendo a tu mujer siempre al quite, puedes permitirte ese lujo.
    De cualquier forma, me ha gustado leerlo y lo he disfrutado. Gracias. Un saludo desde Córdoba. ( Ya sabes «eres mi ídolo»)

  • Marisa Cilleros
    Publicado el 16:05h, 15 enero Responder

    Querido Jose Luis:

    Antes de otros comentarios, voy a terminar de presentarme: Marisa Cilleros, natural de Sevilla, con residencia en la misma. Trabajo en Telefonica de España.
    Soy madre de tres hijos Tania, Pablo y Carlos.
    El segundo de ellos, me lo discapacitaron los medicos, de Malaga, que vivia por entonces en esa ciudad. En mi biografia, lo explico extensamente.
    En cuanto a » La Cena Romantica», ha sido inmejorable la anecdota.
    Los que somos de letras, (pero siempre, salvando las distancias)…..nos pasa eso… Lo mismo que dices tu…el » dichoso vil metal»… Y alguien añadio muy sabiamente.. QUE EL DINERO ES NECESARIO, PARA NO PENSAR EN EL
    … Y tenia mucha razon.
    En mi caso, es mi esposo, para ello trabaja en un Banco, es el que se encarga de las finanzas familiares….. Bueno lo que puede suponer el buen recaudo de su nomina y la mia. La de mi hija. Es para ella, Tania. Y Carlos , esta terminando un master…
    Siempre, miarido, esta pendiente, de las ofertas… Da 20 vueltas para ahorrarse un euro, que tengo que confesar,que yo, no lo hago, aunque me salga mas caro. Me da lo mismo!! .Soy incapaz de dar vueltas y vueltas a ver donde esta el pescado mas barato. Perdona, Jose Luis. Estamos en crisis, y no deberia hablar asi… Pero yo, soy muy generosa, con todos, y no me gusta hablar de dinero..
    Una cosa, es algo puntual, y otra, hacer tema de conversacion…. No puedo… Hay temas mas profundos e importantes, que nos acechan cada dia… Y no le prestamos atencion.Ademas, yo me siento mas espiritual, que material… Y me interesa, la politica(lo elemental). La MUSICA, todo lo que pueda. El Cine. Soy cinefila, melomana….. No puedo ser economista.
    Me ha encantado tu cercania, al comentar temas tan cotidianos y familiar. Un ejemplo de humildad y sencillez, de un Sr. JOSE LUIS PERALES, . Un Grandisimo Cantante y un Gran Ser HUMANO. Un abrazo. Marisa Cilleros

  • MARGARITA ALVAREZ
    Publicado el 16:25h, 15 enero Responder

    POR FIN HE ENCONTRADO A ALGUIEN CON MIS IDEALES……….. LA FELICIDAD Y LA TRANQUILIDAD ;;; PRIMERO. EL AMOR NO SE COMPRA, NI LA PAZ TAMPOCO. DIOS PROVEERÁ!!!!!!!!!!!!!!!!

  • annie castañeda pozo
    Publicado el 16:26h, 15 enero Responder

    me encanto, este mensaje, de una persona sencilla y grandiosa como es este adorable artista, ojala muchos fueran asi

  • María del Rosario Elizondo Fallas
    Publicado el 18:17h, 15 enero Responder

    Creo que ese comportamiento es muy propio de los capricornianos. A mí me cuesta abrirme a los cambios tecnológicos; claro una vez que los domino los disfruto muchísimo.

  • Sonia Pérez Sánchez
    Publicado el 19:55h, 15 enero Responder

    Estimado «maestro» la realidad es que es un fastidio el tema de las tarjetas de créditos¡¡¡ sobretodo en los tiempos que corren en los cuales todavía aún más se siente el miedo a saber sí habrá solvencia en ellas o por el contrario nos enfrentamos a la más dura realidad en la que pensábamos que había algo y nos encontramos con el sorpreson de qué no es que no halla nada sino que encima tenemos que pasar por un desagradable momento en el que daríamos dinero por encontrar un «agujero» donde escondernos jajajajajajajajajajaja¡¡¡¡¡.
    Nunca he pasado por ello pero si que hace años utilizaba este tipo de tarjetas hasta que por fin fui capaz de olvidarme de ellas porque te dan la sensación de que juegas con mucho dinero por no tener que «soltar» los billetes así sin más pero a final de mes te dejas medio sueldo que con tanto sudor me gane. Respecto a la caballerosidad de sí paga la mujer o el hombre eso ya paso de moda jajajajajaja¡¡¡¡ igualdad en todos los aspectos y este no va a ser menos no?, aunque les imagino a usted y M en ese restaurante italiano aguantando la risa a tan atrevida » declaraciones» de usted en plan broma al camarero¡¡¡¡ qué cara no le quedaría al hombre¡¡¡¡
    Gracias por el relato ya sentía la necesidad de leerle y se me estaba haciendo «extraño» tanto tiempo, un abrazo desde Sevilla¡¡¡.
    Sonia

  • Alicia Lopez Ayora
    Publicado el 20:34h, 15 enero Responder

    Espero k x primera vez me Toke algooo!!
    jijiji

  • Lourdes
    Publicado el 20:36h, 15 enero Responder

    Con gusto pagaría la cuenta por usted, si fuera el caso.

  • Eduardo Ramos
    Publicado el 20:56h, 15 enero Responder

    Impresionante, gracias por compartir una anécdota tan buena de tu vida, un abrazo a la distancia

  • Mauro
    Publicado el 22:22h, 15 enero Responder

    Excelente anécdota José Luis, jajajaja muy buena jajajaja…gracias, un abrazo desde argentina, esperando tu cumple…falta muy poco para el 18….
    gracias nuevamente
    Mauro

    • ranieri guzman
      Publicado el 15:44h, 16 enero Responder

      Bravo Jose Luis, como decimos en México te sacaste un diez, como sabes en el DF también habrían esas miradas extrañas objetando que la dama pague pero no el atrevimiento a rebatir la cuestión!! Me encanta escuchar sus temas inéditos por Facebook!!

  • Haydee
    Publicado el 23:19h, 15 enero Responder

    RESULTADOS A LA VISTA!!!Jose Luis, ahora puedo confirmar que pare ser bueno en todo (carpintero, poeta, medico, Zapatero..), no debe importar el dinero. Se debe hacer lo que a uno mas le gusta, bien hecho y con amor, y eso eres tu. musica preciosa con mucho amor. Un abrazo cibernetico. Haydee Jaramillo.

  • Carolina
    Publicado el 02:28h, 16 enero Responder

    Feliz de toparme con su blog , admiro y disfruto sus canciones y me ha pasado lo mismo con sus historias … Que manera de echar los cuentos 🙂 , me arrancan lágrimas de risa y también de tristeza y melancolía . Ojalá consiga la oportunidad y la inspiración de seguir escribiendo , para seguir disfrutándolo. Lo felicito y le doy las gracias Sr. José Luis. Un gran abrazo desde Venezuela .

  • patty
    Publicado el 03:19h, 16 enero Responder

    Es increible y muchas veces la tecnología nos hace pasar unas…. pero como experiencia está bien, de todas las cosas se aprende algo.

  • Adriana
    Publicado el 03:42h, 16 enero Responder

    Me encantó la anécdota… tan real como divertida. Yo en mi caso, soy un desastre para las finanzas, pero mi marido… nada, que yo tengo que aprender e ingeniármelas solita o en caso de que algo le pase a el, qué voy a hacer?… En este mundo, o aprende uno a contar billetes o le dan con la puerta en la nariz!

    Un abrazo muy grande desde México.

    Adriana Ponce

  • Hada Jazmin Deleon
    Publicado el 12:04h, 16 enero Responder

    Me encantan tus canciones soy de Paraguay.

  • Ana Chazarra
    Publicado el 12:56h, 16 enero Responder

    Hola José Luis: Veo que Manuela y yo somos unas «maleducadoras» de maridos.Yo creía que ésto sólo lo hacía yo.Pero !qué le vamos a hacer!,prefiero ése defecto a otros.En el fondo como sois tan buenos maridos os lo consentimos todo.Feliz cumpleaños con dos días de adelanto.Un abrazo.Ana

  • Beatriz
    Publicado el 03:43h, 18 enero Responder

    Adoro sus historias, muchas gracias por hacernos reir y dejarnos sentirlo cerca a quienes tanto lo admiramos y queremos !!

  • Manolo
    Publicado el 07:59h, 18 enero Responder

    Feliz cumpleaños para la voz que puso (y pone) letra y música a nuestras vidas.

  • kari
    Publicado el 12:37h, 18 enero Responder

    GraciaS Mi Querido canta autor Se Te Extrana EnI Tierra Argentina.bsbs

  • Manuela
    Publicado el 17:38h, 18 enero Responder

    Querido José Luis,ante todo quiero desearte un muy feliz cumpleaños!perdona que te tutee,pero son tantos años siguiendote,y tanto cariño,que me sale hablar así!Todo empezó con aquel cd titulado América,y yo con mis 15años por entonces,quedé atrapada y supe que sería para toda la vida!Te deseo un día super feliz,te mereces todo lo mejor!Te mando miles de besos y abrazos desde la Valencia de España,gracias por tu cercanía y cariño!!!

  • Carlos Andrés García Arias
    Publicado el 18:08h, 18 enero Responder

    Amigo y Maestro Perales!!

    Aprovecho esta oportunidad para desearte un FELIZ CUMPLEAÑOS!!!, hoy 18 de enero.

    Tu cumpleaños es como si fuera también el mío y el de los millones de personas que te queremos en el mundo, es que tú haces parte de nuestras vidas, estás con nosotros siempre, has escrito para todos y a todo, entonces estás en nuestras mentes y en nuestros corazones siempre.

    Dios bendiga tu familia, tu equipo de trabajo y a ti, por supuesto, más hoy que estás de cumpleaños!!!

    Nuevamente FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!, que cumplas muchos más y que nos acompañes siempre!!!!

    Un abrazo muuuuuy fuerte desde Manizlaes, Colombia!!!!
    Te Queremos Maestro y Amigo Perales

  • Benjamin Rivas Lujan
    Publicado el 04:30h, 20 enero Responder

    amigo Jose Luis quero por ete medio felicitarte por tu cumpleaños, se que el Señor bendecira tu vida y tu familia y dara mas años de exitos y de inspiracion he seguido toda tu trayectoria artistica y cuento con casi todos tus exitos me has inspirado y he cantado tus canciones a mis hijos y les he dedicado algunas que ya para ellos son personales….

    nuevamente muchas felicidades por un año mas de vida, que Dios te cuide siempre maestro Jose Luis Perales, saludos desde Monterrey Mexico

  • MARGA BAJO DE LA FUENTE
    Publicado el 10:21h, 21 enero Responder

    Ay, Por favorr, que risa. Mi Marido tambien es compositor, también nació en Enero y le pasa exactamente lo mismo con el dinero. ¿Será cosa de la profesión?, músicos!, todos hechos del mismo patrón. Yo también pago en los restaurantes y pobre del que me diga algo.
    Me he reido mucho con la anécdota, sobre todo lo del Gigoló y la Condesa, ¿realmente le dijo eso al camarero?, qué ocurrente!.

  • Carlos Andrés García Arias
    Publicado el 03:38h, 28 enero Responder

    Amigo y Maestro Perales!!

    Qué divertido relato, una vez más leyéndote me transporto al lugar que mencionas. jajajaja ajajajajajaja Me imagino a Manuela haciéndote caso del chascarrillo que le hiciste pasar, cómo hizo para aguantarse la risa? jajajajaja
    Excelente Maestro, definitivamente eres un Maestro!!!

    Dios te bendiga a ti, a tu familia y a tu equipo de trabajo.

    Desde Manizales, Colombia, un abrazo fuerte, Te Queremos!!

Escribir una MARGARITA ALVAREZ Cancelar respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies