Hoy te quiero contar

Gira Calle Soledad
Mi primera escapada

A mi regreso de una gira por algunos países de América, mi primera escapada ha sido a mi refugio del campo después de un mes de ausencia, con la intención de ver cómo seguía todo. Si mi huerto ha salido ileso de las heladas y la nieve de este invierno especialmente duro, o si mi gato “Tigre” sigue esperándome en algún rincón al abrigo del invernadero, ya que antes de irme de viaje puse suficiente pienso en su tolva como para que no pasara hambre en mi ausencia. Hoy el día es soleado y luminoso, como si el invierno quisiera ya...

haciendo las maletas
Haciendo las maletas

Un año más se ha ido la Navidad, dando paso a los Reyes Magos que hoy sembrarán de ilusión a  los más pequeños, que a esta hora de la mañana están a punto de descubrir los juguetes que, envueltos en papeles de colores y ordenados al pie del árbol de Navidad, como solo los Magos saben ordenar, despertarán de nuevo su sonrisa y abrirán sus ojos ansiosos por descubrirlos. Hoy, día seis de Enero, con temperaturas de hielo en Madrid, esperamos la llegada de nuestros nietos  para abrir los regalos que, un año más les han dejado junto a la chimenea....

La Reserva

“El ciego sol, la sed y la fatiga, por la terrible estepa…”, hacían mella  en nuestro estómago vacío después de un viaje turístico por aquella zona, hasta entonces totalmente desconocida para nosotros. Y aunque la distancia al pueblo no era excesiva,  se nos hizo interminable dado el calor que hacía, a pesar de llevar el aire acondicionado de nuestro coche al máximo de potencia. Habíamos salido de casa con el ánimo por las nubes y el día prometía ser pleno en el campo. M., que me acompañaba en esa aventura, miraba el reloj  que marcaba las dos de la tarde, hora...

La magia de la música

Una tarde de primavera decidí abrir mis sentidos a ese mundo que despierta con los primeros rayos del sol y, acompañado por M. y nuestros nietos,  fui al parque de la ciudad con la intención de disfrutar del sol después de un invierno largo y duro como solo en New York había conocido en un viaje familiar en la Navidad de hace ya muchos años. El parque Common de Boston era un hervidero de paseantes. Las inmensas praderas de hierba estaban tomadas por los niños jugando béisbol o haciendo carreras con sus bicicletas por los caminos que recorrían el parque. Las...

Cuando llega Septiembre

Una vez incorporado a la cotidianidad de nuestra vida en Madrid, M. y yo salimos como cada mañana a caminar por una zona cercana a nuestra casa. El fin de la temporada veraniega ha vuelto a saturar las calles de coches. Los colegios se llenan de niños y las salas de los cines vuelven a llenarse de espectadores ansiosos por ver los últimos estrenos cinematográficos. En solo una semana, el paisaje de la ciudad ha cambiado y ha quedado atrás el silencio de las calles que, en este pasado agosto nos hacía sentirnos solos, como supongo debieron sentirse los astronautas...

Treinta y siete años juntos

Ha sido un año intenso de trabajo dedicado a escribir algo que me guste lo suficiente como para poder mostraros pronto. Llegado el verano, he decidido concederme unas vacaciones, creo que merecidas, cerca del mar. Y una vez más he vuelto a Tánger acompañado por M. Un  lugar de una belleza que hace años nos atrapó y al que cada año volvemos a pasear sus playas, disfrutar sus puestas de sol, caminar por su Medina llena de colorido y magia, encontrar  como siempre abiertas las puertas de Le Mirage, y el abrazo cálido de Ahmed, dueño de ese lugar, que...

La tentación está en las nubes

Después de unos años, y de una forma casual, ayer me crucé  por la calle con una amiga a la que hacía tiempo que no veía, y con la que compartí un trabajo relacionado con la música. Su jubilación -me dijo- la había convertido en una viajera curiosa por conocerlo todo, tomándose la vida con la calma de quien ya no tiene más obligaciones que las que uno se quiera imponer. Nos sentamos en la terraza de un bar protegidos de este sol de Madrid bajo una sombrilla. Mientras tomamos un café, sin prisa, hablamos largo y tendido como dos...

La primavera

Como un nuevo milagro que Machado cantó en su poema al olmo centenario, hoy de nuevo el campo se viste con sus mejores galas y nos ofrece su mejor perfume. Los árboles, dormidos durante el pasado invierno, con sus brotes nuevos vuelven a pregonar que aún están vivos y dispuestos a prestarnos su sombra el próximo verano que ya empieza a  inquietarse  por llegar antes de tiempo, madurando a toda prisa el trigo, la cebada, los girasoles, los frutos de los huertos y la piel de los veraneantes que llenan nuestras playas para dejarse acariciar por este sol que es...

A mis catorce años

Después de un viaje eterno en un tren tiznado de carbonilla y lento  como era el tren correo de Andalucía, la primera imagen que recibí al llegar a la torre de ladrillo rojo, fue  una explanada enorme donde había seis piscinas. Eran las primeras que yo veía. Aquellas piscinas no eran nada parecidas a las charcas en las que los chicos de Castejón nos bañábamos  acompañados de los renacuajos, las libélulas que sobrevolaban los juncos y alguna culebrilla de agua que vivía en un agujero situado  en una de las paredes de tierra, y que al entrar o salir de...

Mas allá de las montañas azules

Cómo olvidar el momento en el que por primera vez salí de mi pueblo, crucé el río frontera de Castejón con el pueblo de al lado, y después las montañas azules que para los niños eran el fin del mundo, según nos habían dicho los mayores. Yo entonces tenía catorce años y había terminado la enseñanza primaria en la escuela. Mi padre, desde la guerra civil, no había recorrido una distancia tan larga como la que tuvo que recorrer a lomos de una motocicleta para ir hasta Cuenca y solicitar esa beca de estudios para mí con la esperanza de...