Blog

29 abril, 2014

A mis catorce años

Después de un viaje eterno en un tren tiznado de carbonilla y lento  como era el tren correo de Andalucía, la primera imagen que recibí al llegar a la torre de ladrillo rojo, fue  una explanada enorme donde había seis piscinas. Eran las primeras que yo veía. Aquellas piscinas no eran nada parecidas a las charcas en las que los chicos de Castejón nos bañábamos  acompañados de los renacuajos, las libélulas que sobrevolaban los juncos y alguna culebrilla de agua que vivía en un agujero situado  en una de las paredes de tierra, y que al entrar o salir de...

19 marzo, 2014

Mas allá de las montañas azules

Cómo olvidar el momento en el que por primera vez salí de mi pueblo, crucé el río frontera de Castejón con el pueblo de al lado, y después las montañas azules que para los niños eran el fin del mundo, según nos habían dicho los mayores. Yo entonces tenía catorce años y había terminado la enseñanza primaria en la escuela. Mi padre, desde la guerra civil, no había recorrido una distancia tan larga como la que tuvo que recorrer a lomos de una motocicleta para ir hasta Cuenca y solicitar esa beca de estudios para mí con la esperanza de...

21 febrero, 2014

Un loco en mi concierto

Eran aquellos veranos locos de los años ochenta, cuando los artistas recorríamos pueblo tras pueblo, feria tras feria, las salas, teatros y plazas sin descanso llevando nuestra música hasta el último rincón de la geografía de España para, una vez terminada la temporada de verano continuar, como los toreros, nuestra gira por América. De aquel tiempo me quedaron grabadas muchas imágenes que todavía vuelven como diciéndome “no nos olvides, porque sin nosotras carecerías de pasado, y ese pasado ha ido poco a poco modelando tu presente de hoy”. Y de hecho no he olvidado entre otras, aquella noche de verano en...

Cumpleaños
1 febrero, 2014

Un año más

Como todos los años desde que mi madre un dieciocho de Enero decidió que yo naciera, a pesar del frío helador y la nieve cubriendo las calles de Castejón hasta el punto de hacerse necesario abrir caminos para comunicar las casas con las dos únicas tiendas existentes en el pueblo, con las escuelas o con la iglesia, he vuelto a celebrar mi “…taitantos cumpleaños”. Y tal como entonces, aunque al otro lado del mundo, las calles de Nueva York adonde nos trasladamos para celebrarlo con nuestros hijos y nietos, se encontraban cubiertas de nieve y se nos hacía difícil  soportar...

15 enero, 2014

Una cena romántica

Si alguien necesitara un contable para llevar sus cuentas o administrar su patrimonio, por pequeño que sea, espero que no recurran a mí para hacerlo, dado que desde siempre he sido un auténtico desastre para las finanzas. Evidentemente, no es que no valore el dinero, pero tengo que reconocer que todo lo relacionado con ese vil metal me pone enfermo. Siempre he procurado dejar esas cuestiones en manos de otros, aún a riesgo de ser engañado, como me ha sucedido en alguna ocasión. Así, de tanto delegar y de no usar el dinero, fui olvidando el color de los billetes, confundiendo...

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies