Mi eterna timidez

11 oct Mi eterna timidez

¿Que si recuerdo mi primera actuación en público?… ¿Que si la recuerdo?… Y cómo olvidarla.

Todavía siento el miedo en el cuerpo. Los nervios, el temblor de mis piernas al pisar aquel escenario  y mi lengua, que pegada al paladar se negaba a pronunciar palabra alguna de aquella canción, mientras los músicos seguían al pie de la letra su partitura sin darme el más mínimo respiro.

¿Que si la recuerdo?… ¿Que cuál era esa canción?… Creo que en muy pocas ocasiones os la he cantado en público desde aquel verano del setenta y cinco en que, gracias a ella, conseguí mi primer premio importante de la música como cantante en España: “La Ibérica de Oro”, concedido por el Festival de Música en Roda de Bará, un pequeño pueblo de la costa de Tarragona, en Cataluña, cuyo responsable y promotor, Luis del Olmo, era uno de los hombres de radio más importantes de aquella época.

¿El escenario?… ¿Que si recuerdo como era el escenario?… Cómo no recordar aquella réplica de un velero, a escala natural, flotando en el mar cuya cubierta era el escenario  al que los artistas debíamos llegar a través de una pasarela de madera, cuya distancia de principio a fin, andaría cerca de los cincuenta metros,  lo que suponía agotar el oxígeno tratando de llegar a tiempo para empezar a cantar la canción que previamente había anunciado el presentador y que los músicos ya iniciaban esperando mi llegada mientras yo, con la lengua fuera y mi traje de terciopelo negro con treinta grados bajo la luna de Agosto, contaba los pasos que me quedaban para alcanzar el micrófono. Cómo no recordar la carrera que supuso para mí aquella noche camino del escenario, dejando a mi paso aquellas azafatas vestidas de naranja que, apostadas a ambos lados de la pasarela, cubrían la carrera desde la playa-donde se situaba el público- hasta el micrófono, y cuyo efecto, mientras las iba rebasando, era el de un tren que va dejando atrás uno tras otro a un ritmo imparable los postes del tendido eléctrico… ¿Cómo olvidarla?

Cómo olvidar aquel momento en el que, al empezar a cantar, mi mente se quedó en blanco y mi garganta guardó silencio por unos segundos, seca como un desierto, hasta reanudar, incoherencia tras incoherencia, aquella canción cuyo texto iba apareciendo con cuentagotas en mi memoria, mientras sentía fluir la sangre a borbotones a mi cerebro, y los músicos me miraban sorprendidos de mis olvidos constantes a lo largo de todo el tiempo -de una duración infinita- que duró aquella canción.

Y cómo olvidar el aplauso “escaso” de aquél público educado y respetuoso, que aquella noche, desde su silla de tijera colocado en la playa, sufría conmigo aquellos lapsus de memoria propios de un principiante, a quien el hombre más importante de la Radio acababa de presentar como una estrella más de las que aquella  noche compartían el mismo escenario,  Rocío Jurado, Mari Trini o Camilo Sesto, entre otros artistas de primera fila, que esa noche actuaban en ese festival.

Un amigo mío llegado desde Madrid para asistir a mi debut, armado con una cámara súper ocho para filmar minuto tras minuto aquella actuación mía, con la intención de dejar constancia de mi paso por ese festival y, como si de un álbum de fotos de boda se tratara, reunirnos un día en mi casa y, en torno a unas cervezas y unas patatas fritas, asistir a la proyección de aquel “estreno mundial” del inicio de mi carrera como artista, que mi amigo, con la mejor intención, había filmado de aquel festival “inolvidable” de Roda de Bará.

Ni qué decir tiene que, a la vista del resultado, aquella reunión en mi casa nunca se llegó a celebrar dada la escasa calidad de aquél primer debut. El respeto de mi amigo hacia mí, hizo que,  para evitar mi rubor,decidiera no mostrarme aquella grabación.  Supongo  que al morir, debió dejar escrito que aquella imagen fuera destruida para evitar su difusión, lo que, probablemente, hubiera supuesto el final de mi incipiente carrera como cantante.

¿Que si recuerdo aquella primera actuación en público?… ¿Que si la recuerdo?…Cómo no recordarla. Sin embargo, lo que no consigo recordar es cuál era aquella canción. Una vez más, la olvidé.

Sin embargo, alguien sentado  entre el público vio en aquel artista nervioso,  inseguro, lleno de dudas y olvidos, algo más. Era un empresario de Barcelona, dueño de una de las salas más importantes de la ciudad, donde se presentaban los artistas de mayor éxito en aquél  momento, quien me ofreció mi primer contrato que supuso mi principio como cantante. Después de casi cuarenta años de profesión he vuelto a encontrar el momento de recordar aquéllos principios llenos de inseguridad, sin acabar de entender todavía cómo pude vencer mi timidez para enfrentarme al público más exigente en los teatros más importantes en donde presenté mi música.

-¿Que cómo lo conseguí?…

-Este será nuestro secreto: ¡Nunca lo conseguí!

 

27 Comentarios
  • emma aviles
    Publicado el 13:04h, 11 octubre Responder

    es uno de los poetas mas grandes!!!!!! un ser extraordinario que merece palmas de oro por su censillez lo sigo hace 30 años y aunque nunca he ido a ninguno de sus conciertos conozco cada una de sus hermosas canciones.te queremos mucho jose luis perales!!!!1

  • Marta Gloria Guijarro -
    Publicado el 15:09h, 11 octubre Responder

    Desde que conozco las letras de José Luis Perales , allá lejos y hace tiempo , adoro sus canciones … a veces pienso que esas letras fueron escrita para mí , me pasa con muchas de sus canciones .( Buenos días tristeza , es una de ellas El amor , Cuando vuelvas , Ella y El , Y tu te vas Amarte así , Pensando en ti , Y sigo enamorado es lo maximoooo )… y muchas otras también . Si por mandato divino un día , llega a venir a Mendoza , Argentina … yo que jamas fui a recital alguno , ya estoy ahí en la primera fila , espero Dios me de esa bendición y oportunidad…!!! Perales tiene la humildad y sencillez de los grandes… No te vayas nunnncaaaa….que yo sin t…

  • Juana Constanza
    Publicado el 15:20h, 11 octubre Responder

    para conseguir nuestros sueños siempre van a haber contratiempos y barreras de temor pero el sobre ponernos a ellas y seguir adelante es nuestro mejor triunfo… gracias por contar esa experiencia y gracias por todas tus canciones
    , los fracazos nos hacen fuertes y nos impulsan para volar mas alto

  • ana
    Publicado el 16:54h, 11 octubre Responder

    Usted es humano, Sr. Perales, simplemente humano. Gracias a Dios porque existe, porque gracias a su inspiración viví algunos de los mejores momentos de mi vida. Nuevamente gracias por su música.

  • MARGA BAJO DE LA FUENTE
    Publicado el 17:22h, 11 octubre Responder

    Querido J.L, “vaya tela” la historia del primer bolo. Eso se llama,¿track? o algo así,(pánico escénico). Seguramente no tomó esas pastillitas que toman los estudiantes de piano y canto antes de ser examinados en el conservatorio por las cacatúas con abanico y que se llaman “sumial”. Y para colmo en la orillita del mar en un escenario que debía ser cutrísimo , ya me imagino, para haberse electrocutado con el micro….por suerte eso no ocurrió, ni tampoco el trueque de una estupenda y brillantísima carrera musical…UN BESO! Marga B.F desde Barcelona. P.D:BUEN FINDE!

  • Fernando Sanchez
    Publicado el 17:52h, 11 octubre Responder

    Hola Jose Luis…lo cuentas y me lo imagino tal cual, y me hace recordar esos momentos de nerviosismo de la escuela cuando teniamos que hacer una exposicion de algun tema….ufff! no se ni como sali airoso de eso jeje

    Demos gracias si, al empresario que se animo a contratarte, pero si no hubiera sido el otro lo hubiera hecho… Tu musica es algo que se tenia que dar a conocer…

    Gracias Jose Luis por tanto…
    Yn abrazo desde Hermosillo

    Fernando

    • francisco
      Publicado el 22:00h, 11 octubre Responder

      son recuerdo inolvidable y para siempre

  • Arturo Cárdenas Verdugo
    Publicado el 18:41h, 11 octubre Responder

    Gracias a todos los que creyeron en ese “manojo de nervios”, manojo que hoy es el gran JOSE LUIS PERALES (así, con mayúsculas). Pero especial gratitud a ti, José Luis, por tus canciones.

    Un abrazo!

  • Sonia Pérez Sánchez
    Publicado el 20:27h, 11 octubre Responder

    Querido “maestro” por aquel entonces tenía un añito de vida jejejejejeje y tal y como dice mi buen amigo Fernando si que hubo alguien entre el público que no le dio importancia a esos “lapsus” de memoria que hicieron que en más de una ocasión en esa noche de debut dejara atrás la letra de la canción¡¡¡¡ pero ese productor supo captar de que “pasta” estaba hecho ese tímido joven subido en el escenario y por eso apostó por usted, así es que hay que darle las gracias porque años después exactamente 11 añitos después lo escuche por primera vez y vaya si “caló” en mi su música que hoy por hoy para mi sus canciones es el fiel reflejo de la buena música¡¡¡¡¡ un saludo y gracias por compartir otra vez con nosotros sus recuerdos¡¡¡¡ ah por cierto la timidez es algo con lo que se nace jejejejejeje je y del cuál es súper complicado escapar¡¡¡¡¡ un saludo enorme desde Sevilla amigo….
    Sonia

  • patricia
    Publicado el 21:18h, 11 octubre Responder

    eres un maestro y como los que se caen y vuelven a levantarse ese hecho de tu vida fue quizas para que vieras al publico y luego te animaras a cantarle a al vida,al amor,……como lo haces hasta hoy .realmente te siento un maestro de la musica que conquistaste corazones y le pusiste musica a la vida y al amor que nosotros no sabemos definir con palabras lo que es y tu con esas letras tan pero tan lindas nos lo dices te mando un gran saludo querido jose luis y gracias por cantar asi asi asi….

  • Mónica Pérez
    Publicado el 22:31h, 11 octubre Responder

    José Luis: tu relato del debut me ha encantado. Todos nosotros hemos pasado por situaciones similares. ¿Pero quién puede escribirlo como tú? No siempre tenemos dones para ciertas cosas. De todos modos, tu timidez no impidió que se notara tu talento y mira qué lejos has llegado. ¿Cuántas veces habrás tenido que superarla y transitar por los escenarios del mundo como si fueras extrovertido? Me gusta mucho tu música, eres dueño de una gran sensibilidad y una vez que viniste a mi país, fui a verte al Palacio Peñarol. Estaba bien ubicada y aprecié bien el espectáculo. He sido afortunada: he visto actuar en distintas ramas a grandes artistas que me gustan y admiro. ¿Cuándo nos visitas nuevamente? Un cálido recuerdo desde Uruguay. Mónica

  • jenny morales
    Publicado el 00:51h, 12 octubre Responder

    Yo naceria en el 79 estaba el mundo estrenando poeta y de los errores se aprende

  • Nery Julian Taboada Morales
    Publicado el 04:55h, 12 octubre Responder

    De las cosas sencillas haces una hermosa canción, GRANDE JOSE LUIS bien por ti. hace tantos y tantos años que admiro tu arte.

  • Iván Vivas
    Publicado el 05:09h, 12 octubre Responder

    Así es, todos hemos pasado por alguna experiencia en la que la timidez nos invade rápidamente sin dejarnos casi aire. Sin embargo, los años nos va acostumbrando a pasar por esas desafortunadas experiencias, y en mi caso, ya es una rutina la que debo pasar y nos es raro para mi, eso quizá, venza la timidez. Mi querido ídolo José Luis, es un placer leer estos maravillosos textos que sueles hacer, de una manera tan única y estética que los leo dos, tres o más veces porque es como verte ahí, mismito actuando en la historia que relatas, quisiera algún día aprender mucho de ti, pero ya lo hago porque nos has brindado tu escritura y tu genio en la poesía, tu manejo a la música y tu responsabilidad social con ella. Un abrazo José Luis, y te esperamos pronto en Bogotá, para volver a ir al aeropuerto y recibirte y al concierto para aplaudirte mil y más veces, porque si eres un artista, de esos únicos que no existen, sólo tu.
    Iván, Colombia

  • susi
    Publicado el 06:56h, 12 octubre Responder

    QUERIDO JOSÉ LUIS,CUÁNTO TIEMPO HA PASADO!! TUS CANCIONES SIGUEN SONANDO EN MIS OÍDOS, AQUELLAS HERMOSAS MELODÍAS…
    TE MANDO TODO MI CARIÑO Y ADMIRACIÓN DESDE BUENOS AIRES!!. OJALÁ VENGAS PRONTO
    SUSI

  • Ana Chazarra
    Publicado el 16:05h, 12 octubre Responder

    Gracias,querido José Luis,por no habernos olvidado.Se me estaba haciendo eterna la espera de otro de tus artículos.Día tras día,y siempre que puedo,conecto mi ordenador(que dicho sea de paso es desesperante el tiempo que tarda en encenderse)para ver si “nos has escrito”,y digo “nos” porque me considero una más de esta gran familia de admiradores incondicionales que tienes.
    He estado en bastantes conciertos tuyos desde que tenía catorce años(hace ya de éso treinta y tres)y hubiera estado en muchos más de no ser por la distancia .Tu timidez se palpa igual que tu humildad,pero creo que no es un defecto sino un valor que tienes y que muestra lo humano que eres.Un abrazo.Ana

  • Luis Moreno García
    Publicado el 11:00h, 13 octubre Responder

    No lo consiguió, es decir, no lo buscó. Me atrevo a decir que se lo entregaron sin haberlo solicitado. Esto sí que, seguramente, le brindó una gran y agradable sorpresa.
    Quien escribe no tiene nada que ver con el ambiente musical, sin embargo, sí es de los que no tan sólo le agradan las melodías que escucha por el arreglo musical que acompaña la letra. Más bien, le gusta, le atrae… le capta la letra que se transmite, esa transmisión que llega no tan sólo como simple recepción, sino que también queda grabada en su interior por invitarle a una profunda reflexión.
    Sería embustero al escribir que cien por cien de sus canciones son las que me han invitado a la reflexión. En este comentario no existe razón para realizar evaluaciones ni encuestas.
    Aunque hubiese sido tan solo una de ellas la que me hiciera reflexionar, considero que sería más que suficiente para ratificar lo empático que es usted.
    No considero ser un atrevido “por que sí”, el atrevimiento lo considero constructivo.
    Hago de su conocimiento que soy actor principal del tercer acto de mi vida, tercer acto que ha comenzado su espectáculo desde el 31 de julio de 2013 al haber tomado una decisión trascendental: retomar estudios académicos extraviados hace poco más de treinta años.
    Tercer acto en el cual también he decidido desechar aquellas canciones que indirectamente contribuyeron a desviarme de mi quehacer vocacional, conservando aquellas que muy adecuadamente me han motivado a llegar a este acto de vida.
    Las suyas, que me acompañaron durante los primeros dos actos de mi vida, no son desechables, continúan presente en éste, tercer acto de mi vida.
    Por ello, gracias… infinitas gracias.

  • Ely
    Publicado el 00:48h, 14 octubre Responder

    José Luis,te cmprendo, me pasa algo parecido me ha costado bastante vencer mi timidez.

  • NORA CARDOZO
    Publicado el 02:29h, 14 octubre Responder

    Querido Jose Luis : ante todo muchas gracias por compartir este recuerdo con todos nosotros , por hacernos partícipes de otra aventura más de su vida.
    Personalmente muy agradecida a ese empresario de Barcelona que supo ver más allá de ese momento ,a un gran ser humano, a una gran persona, y no se equivocó para nada. Orgulloso , si viviera , debería estar , ya que en estos 40 años de su prestigiosa carrera no lo desfraudó para nada y supo ganarse el amor y admiración de todo su público.
    Quedando a la espera de otra historia , le envío un abrazo desde Rosario , Argentina. Nora.

  • Zully Ivette Pazmiño Torres
    Publicado el 05:49h, 16 octubre Responder

    Jaja! Que historia Jose Luis ! …Que bueno saber que los tímidos no estamos tan solos en el planeta y creo que somos muchos mas de lo que pensamos; tal vez la gran mayoría de nosotros, en algún momento de la vida, hemos pasado por algo similar, y nos sentimos identificados con el relato, pero es que definitivamente enfrentarse a un público exigente, no es para nada fácil, mucho menos la primera vez. Sin embargo, ese “toque” de timidez, será lo que hace percibir esa incomparable sensibilidad en tus presentaciones… Mil gracias por compartirnos tan humana experiencia.

    Un fuerte abrazo desde Bogotà.

    Zully Ivette

  • Carmen Roman
    Publicado el 06:19h, 16 octubre Responder

    ¡Qué recuerdos maravillosos oyendo las canciones de Jose Luis Perales, y cómo me gustaba su voz dulce y acariciadora cuando le escuchaba tantas veces por la radio que entonces era un medio muy importante tambien para escuchar música, cuando escuchaba por ejemplo:”Yo sé que tienes celos de mi guitarra….” ¡Cuánto me gustaba! Y tantas…”El velero llamado Libertad, Y cómo es él, etc., todas calaron en mí y lo siguen haciendo ahora aún mas y què decir de Jose Luis, me encanta verlo en el escenario expresando esas preciosas letras con esa dulzura, esa personalidad y ese saber estar que le caracteriza. Yo soy una admiradora suya, saludos muy cordiales.

  • Zully Ivette Pazmiño Torres
    Publicado el 14:11h, 16 octubre Responder

    Que historia José Luis!! Creo que la timidez en algún momento de la vida a todos nos ha hecho pasar un mal rato; sin embargo, creo que ese “toque” de timidez no del todo vencida como dices, podría ser el causante de esa incomparable sensibilidad que se percibe en cada una de las presentaciones que tanto disfrutamos tus seguidores. Gracias por compartirnos tan humanas experiencias.

    Un fuerte abrazo desde Bogotá.

    Zully Ivette

  • Manuel
    Publicado el 08:00h, 20 octubre Responder

    Maestro¿Acaso le fue mal?muchas gracias por una musica tan bonita ,desde Sevilla ,donde se le quiere mucho

  • Carlos Andrés García Arias
    Publicado el 23:09h, 20 octubre Responder

    Maestro y amigo Perales!!!

    Te leo y me imagino cuan difícil fue esa primera presentación para ti… afortunados todos los que al rededor del mundo te queremos, ya que, aun sin vencer tu timidez, te tenemos en los esenarios, en la tele, en la radio… EN NUESTROS CORAZONES…

    Gracias Dios Por Permitirnos compartir este planeta con José Luis Perales M.
    Maestro, Dios bendiga tu familia, tu equipo de trabajo y te bendiga a ti!!!!

    Desde Manizales, Colombia – Te Queremos!!

  • Armando
    Publicado el 04:01h, 08 noviembre Responder

    Desde hace mucho tiempo soñê con un momento como este…y por fin llegô: Jose Luis Perales…tu musica me enseñô amar la vida, creci escuchandote y cada cancion era lo maximo para mi…y aun lo sigue siendo. Gracias Jose Luis por ver la vida como la ves y las trasmites en tus canciones: Sencillamente grandiosas, con un amor sin limites por la vida. Bendiciones para ti y para todo lo que sigas haciendo.

  • Mª Ángeles
    Publicado el 12:44h, 13 diciembre Responder

    Casi se palpa ese desaliento que sentiste. Madre mía, qué descubrimiento ya no sólo por tus canciones sino también por lo que escribes y cómo lo haces.
    ¿Para cuándo un próximo concierto en Madrid? tengo una deuda con una amiga…

  • Alma Rosa Dìaz De Paz
    Publicado el 03:37h, 17 diciembre Responder

    José Luis Perales, la timidez lo hizo grande. Me ENCANTAN sus canciones, siempre que me preguntan quien es mi artista favorito digo EL UNICO JOSE LUIS PERALES, porque sus CANCIONES llegan al corazón, al alma A TODO EL SER. DIOS LO BENDIGA SIEMPRE, y gracias por el regalo de su MUSICA.

Publicar un comentario